Cómo hacer zumos naturales en batidora de vaso

Cómo hacer zumos naturales en batidora de vaso

Puesto que muchas veces los batidos se diluyen con zumos, aquí encontrarás ideas de mezclas con ellos. Vamos a ver cuáles son los mejores métodos para exprimir o licuar las frutas.

Existen diferentes métodos para extraer el jugo de las frutas. En este caso, los aparatos de cocina tienen un papel esencial, porque un auténtico fanático de la fruta quiere que la diversión empiece ya con la preparación. Para empezar, hay que tener en cuenta que los utensilios que entren en contacto con la fruta tendrán que ser de acero inoxidable, porque otros metales reaccionan con ella y la desvirtúan.

Extracción del jugo en frío

Es perfectamente factible, por ejemplo, extraer el jugo de unas frambuesas sin someterlas a ningún tipo de calor, pero también se puede hacer sirope en frío: selecciona con cuidado las frambuesas, lávalas, sécalas con un paño y extiéndelas en una fuente. Por cada kilo de fruta, añada 1 litro de agua y 90 gramos de ácido cítrico. Déjalo reposar 24 horas, removiendo un par de veces en ese tiempo. Al día siguiente, cuela el jugo con, por ejemplo, un colador de tela.

Aunque este proceso de extracción es muy simple, lleva un rato: solo al cabo de 1 o 2 horas habrás colado todo el jugo obtenido. No debes chafar la fruta en el colador, porque si la presionas, el color del jugo no quedará bonito y brillante, sino enturbiado por las fibras que se hayan colado.

Si quieres hacer de ese jugo un sirope, añade al líquido obtenido —que serán alrededor de 1,5 litros— 1,5 kilos de azúcar y 1,5 paquetes de ácido sárbico. Remueve durante un mínimo de 10 a 20 minutos, y —si aún no ha ocurrido ya— sigue hasta que se haya disuelto por completo el azúcar. Después, reparte el sirope de frambuesa entre botellas esterilizadas calientes.

A diferencia de lo que ocurre con la gelatina, en este caso no se debe retirar la espuma que se haya producido, porque desaparecerá por sí sola en unas horas. Un sirope así, hecho a partir de jugo extraído en frío, se hace muy fácilmente a partir de bayas con un alto contenido en zumo. Está lleno de vitaminas, es muy aromático y tiene un bonito color. Ya no tienes excusa para no preparar y disfrutar de tus batidos energéticos caseros y naturales.

Extracción de jugo mediante vapor

Para este método necesitarás una olla especial, que lleve un colador donde colocar la fruta y un recipiente recolector. Se calienta en el fogón el agua de la parte inferior, el vapor asciende hasta el colador de la parte superior, la fruta revienta y el zumo se escurre al recipiente recolector del jugo, que está justo abajo. Ese recipiente está dotado de una canilla y una manguera mediante la cual se pueden llenar botellas con el jugo.

El extractor de jugo al vapor es apto para bayas y frutas de hueso desmenuzadas. A las frutas amargas se les añade un poco de azúcar: por cada kilo de fruta, unos 100 gramos. Casi una hora tarda, por ejemplo, la extracción de jugo de manzana con este método. Con las bayas es bastante más rapado: con frambuesas se tardarían unos 30 minutos, y con zarzamoras, 40 minutos. Con el jugo todavía caliente se llenan hasta el borde botellas esterilizadas calientes, que se cierran herméticamente y se dejan cabeza abajo 5 minutos. Darles la vuelta y dejar que se enfríen poco a poco hace que se cree un vacío estéril, y así el zumo se conserva más o menos medio año.

Extracción de zumo con licuadora

La licuadora (a veces también llamada centrifugadora) trabaja con la fuerza centrífuga: el motor hace girar un disco dentado que va desgarrando la fruta.

Las frutas se introducen por un alimentador y con un utensilio se presionan contra el disco. Las partículas desgarradas por su acción son centrifugadas hacia fuera, donde las recibe un tambor colador: las partes sólidas se quedan en el tambor y el zumo se cuela por los agujeros a un depósito que está abajo.

La licuadora es perfecta para frutas y hortalizas duras y jugosas, pero también para frutos con pequeñas semillas. Las frutas se deben deshuesar antes de licuadas, y las manzanas se deben descorazonar. La licuadora es perfecta sobre todo para hacer zumos que se vayan a consumir de inmediato, como batidos de frutas y verduras saludables.

Esterilización de vasos y botellas

Tanto en el caso de los zumos como de los jugos extraídos en frío o al vapor, las botellas y vasos donde se deben guardar en caso de no consumirlos de inmediato deben estar bien limpios y libres de gérmenes para que no se deterioren.

Por un lado, los recipientes se tienen que esterilizar para eliminar los gérmenes. Pero, además, antes de llenarlos con líquidos calientes hay que calentarlos para que no estallen por el cambio brusco de temperatura. Para esterilizar vasos, botellas y tapones puedes rociarlos con agua hirviendo, pero también puedes hervir los tapones y calentar los recipientes en el horno a 100 °C.

Cómo elegir la mejor batidora para tus zumos

Quien piense que todas las batidoras son iguales, se equivoca: no solo hay grandes diferencias en los precios, sino también en la calidad. La siguiente lista de preguntas te ayudará a tomar la mejor decisión a la hora de comprar este utensilio elemental para hacer batidos:

  • ¿Tiene la batidora varias velocidades claramente diferentes?
  • ¿Es el recipiente lo bastante grande?
  • ¿Tiene el aparato un motor lo bastante potente, y dispone el motor de una función de autoapagado de seguridad en caso de sobrecalentamiento?
  • ¿Se puede desmontar con facilidad y se pueden meter las piezas en el lavavajillas?
  • ¿Tiene la batidora pies de goma antideslizantes y que amortigüen el ruido?
  • ¿Son las cuchillas de acero inoxidable?

Características adicionales

  • ¿Dispone el aparato de un accesorio especial para picar y triturar alimentos secos y/o un accesorio especial para picar y triturar alimentos húmedos?
  • ¿Puede el aparato triturar hielo?